Una de las políticas de Rio Tinto-La Granja es beneficiar con empleo a los pobladores de las comunidades de influencia, tanto cuanto sea posible. Para lograrlo, se diseñó y viene aplicándose con éxito, un sistema rotativo de turnos de trabajo en las diferentes áreas de la empresa, además de extenderse a todos los socios estratégicos. El sistema garantiza la distribución equitativa de las oportunidades laborales entre las comunidades, así como la distribución de los recursos económicos entre los pobladores.

Los logros son

75% de personal que interviene en el Proyecto La Granja procede de las comunidades de la zona de influencia directa. Existe un porcentaje significativo de mujeres. 

El personal de comunidades ha incrementado sus ingresos económicos no sólo por las oportunidades laborales sino también por la cantidad pagada por jornada. Antes de la presencia de Río Tinto, el jornal diario oscilaba entre S/.7 y S/.10. Actualmente Rio Tinto paga un jornal de S/35.

Identificación y fortalecimiento a proveedores locales de las comunidades de la zona de influencia directa y Querocoto.

Inicio de las compras de servicios y productos locales para satisfacer las necesidades de la empresa en la zona.